El Palau como equipamiento cultural

La Diputació de Barcelona (que es propietaria del Palau Güell desde 1945, año en que le fue cedido por los herederos de la familia Güell) se ocupa de velar por la conservación del edificio y lo gestiona como equipamiento museístico.

Después de un largo proceso de restauración integral que ha permitido que el edificio nos llegue hoy con todo su esplendor inicial, el mes de mayo de 2011 el Palau Güell abrió las puertas al público.

En esta nueva etapa, el Palau Güell presenta una visión renovada de sus colecciones, de su discurso museográfico y de los servicios que ofrece a los visitantes, a partir de un planteamiento riguroso de fidelidad absoluta al original.

Asumiendo la responsabilidad de transmitir la obra de Gaudí, el Palau Güell quiere incluir una serie de propuestas divulgativas, de difusión y de accesibilidad, además de una programación de conciertos, actividades pensadas para los diferentes públicos y nuevas formas de presentación e interpretación del edificio.

Asimismo, el museo continúa trabajando, como ente público, en su compromiso con la conservación del patrimonio, con la voluntad, también, de enfrentarse a los principales retos de la investigación y la educación.

 

Misión pública 

La misión del museo es garantizar la conservación del Palau Güell -declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO por su valor universal excepcional- su difusión, divulgación, documentación e investigación y la prestación de los servicios vinculados al museo.


Estructura interna

La Dirección del Palau Güell se encarga de definir y ejecutar el Plan de gestión, de coordinar la visita cultural al edificio y de las actuaciones de divulgación y difusión del Palau Güell.

Por otra parte, el Servicio de Patrimonio Arquitectónico Local (SPAL) ha coordinado las diferentes campañas de restauración efectuadas en el monumento y se ocupa de su conservación preventiva y del mantenimiento.

 

Equipo

Nico Pérez Sánchez                                                  Directora en funciones

Joan Closa Pujabet                                                  Jefe del Servicio de Patrimonio Arquitectónico Local

Marilena García                                                       Arquitecta técnica

 

El paso del edificio a la Diputació de Barcelona: cronología desde 1945 hasta la actualidad

En 1945, Mercè Güell y López, la hija pequeña de Eusebi Güell e Isabel López, ofreció el Palau Güell a la Diputació de Barcelona a cambio de un vitalicio y con la condición de que se preservara el edificio y se diera un uso cultural.

Poco después se inició la primera restauración del Palau, que se alargaría hasta el año 1954, bajo la dirección del arquitecto provincial Manuel Baldrich y Tibau.

El mismo año 1954 el edificio se abrió como Museo del Arte Escénico, más conocido como Museo del Teatro. El museo dependía del Instituto del Teatro y estaba bajo la dirección de Guillermo Díaz-Plaja.

Paralelamente, desde 1952 y hasta 1960 el museo acogió la asociación Amigos de Gaudí, una institución líder en la reivindicación del modernismo. Durante aquellos años tuvieron lugar muchos actos y conciertos, y se convirtió en un foco cultural destacado.

En 1974 el Palau Güell fue reconvertido en Museo del Cine y las Artes del Espectáculo, ya partir del 1976, en el Centro de Estudios y Documentación de las Artes del Espectáculo y de la Comunicación. Con estos fines, entre los años 1971 y 1979 fue objeto de intervenciones de restauración y adecuación bajo la dirección de los arquitectos Camil Pallàs y Arisa y Jordi Querol y Piera.

En 1982 se emprendió una nueva campaña de restauración a cargo del Servicio de Catalogación y Conservación de Monumentos de la Diputació de Barcelona que duraría hasta 2002, la cual culminó con la inauguración de la exposición «La vida en palacio: Eusebi Güell y Antoni Gaudí, dos hombres y un proyecto». La campaña de restauración se efectuó en varias fases y bajo la dirección de Antoni González y Paz Carbón.

En 1992, la Diputació de Barcelona adquirió varias piezas de mobiliario, y en 2002 hizo un intercambio con la familia Güell que dio más cuerpo al conjunto de mobiliario original del edificio. En 1996 el Museo del Teatro se trasladó y dejó de estar situado en el Palau Güell. A partir de 1997 y hasta el 2004, el Palau Güell organizó visitas guiadas al edificio.

En mayo de 2004, con motivo de un estudio del edificio realizado por el Servicio de Patrimonio Arquitectónico Local (SPAL) en colaboración con dos universidades públicas catalanas, se decidió cerrar el Palau para evaluar el estado de conservación de la edificio, los materiales y los sistemas constructivos, y emprender un proceso de restauración integral que culminó en 2011. En 2008 el Palau Güell se reabrió parcialmente al público (acceso limitado al sótano ya una parte de la planta baja).

La reapertura del Palau Güell se produjo en mayo de 2011.